Buscar
  • Admin

Alimentación en los más pequeños


ALIMENTACIÓN EN LOS MÁS PEQUEÑOS

En estos días tan difíciles que estamos viviendo todos nos vamos a encontrar con numerosos obstáculos que vamos a superar y nos van a servir para aprender.

Teniendo en cuenta que la mayoría vamos a pasar gran parte del tiempo con nuestros hijos (o por lo menos más de lo normal) podemos aprovecharlo para aprender con ellos y no descuidar actividades de la vida diaria, estableciendo una rutina de estimulación y cómo no, de alimentación.

Puesto que la charla sobre alimentación se ha visto retrasada presentamos un pequeño resumen de lo que se iba a hablar para que podais tener unas pautas estos días en los que os vais a encontrar con el reto de la alimentación en vuestros/as hijos/as. Sin olvidar en ningún momento que esto es sólo una guía general de alimentación, que siempre debemos hacer caso a las indicaciones de nuestro pediatra y nutricionista que son los expertos y además conocen a fondo el caso particular.

Para ello vamos a tratar dos áreas diferenciadas, por un lado el tipo de alimentación y la alimentación complementaria que mostramos a continuación y por otro lado el comportamientos alimentarios en los niños y pautas a la hora de comer que podremos leer en el siguiente artículo.

1. ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

¿Cuándo empezar?

Se recomienda mantener lactancia materna (LM) dentro de lo posible de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de edad y a partir de aquí ir incorporando alimentos, manteniendo la LM a demanda todo el tiempo que los padres deseen e indique el pediatra.

Signos de que el lactante está listo para comenzar con el sólido.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) nos dice que el lactante está listo para comenzar con sólidos cuando:

  • La leche materna o la maternizada ya no es suficiente para su sostento y sus sistemas digestivos están listos para aceptar el desafío de los alimentos sólidos. Nos encontraremos los siguientes signos de que el pequeño o pequeña está listo/a:

  • Sostiene la cabeza erguida un tiempo prolongado.

  • Se sienta erguido/a: suele ser alerededor de los 6 meses y existen sillas adaptadas.

  • “Está los suficientemente grande para consumir sólido”: suele ser cuando ha duplicado su peso.

  • Se muestran más interesados, aumenta su atención al ver los alimentos y abren la boca cuando alguien les acerca dicho alimento.

  • Presentar un interés activo por la comida.

  • La desaparición del reflejo de extrusión (expulsión de alimentos no líquidos con la lengua).

  • Ser capaz de coger comida con la mano y llevarla a la boca.

  • Mantener la postura de sedestación con apoyo.

¿Cómo alimentamos al bebé?

  • Empezar con cucharadas muy pequeñas.

  • Hablarle en todo momento a nuestro bebé indicándole lo que va a ocurrir de forma natural.

  • Intercalar con leche materna o maternizada para evitar la frustración cuando tenga hambre.

  • Ir aumentando la dosis poco a poco en cada comida para favorecer la adaptación.

Importante, toda alimentación debe ser individualizada y si el bebé es prematuro el pediatra nos dará las indicaciones más oportunas.

Riesgos

Introducción precoz del alimento.

A corto plazo.

  • Posibilidad de atragantamiento.

  • Aumento de gastroenteritis agudas e infecciones del tracto respiratorio superior.

  • Interferencia con la biodisponibilidad de hierro y zinc de la leche materna.

  • Sustitución de tomas de leche por otros alimentos menos nutritivos.

A largo plazo.

  • Mayor riesgo de obesidad.

  • Mayor riesgo de eccema atópico.

  • Mayor riesgo de diabetes mellitus tipo 1.

  • Mayor tasa de destete precoz, con los riesgos añadidos que esto conlleva.

Retrasar más del séptimo mes.