Buscar
  • Admin

NIÑOS Y NIÑAS ALTAMENTE SENSIBLES.


NIÑOS Y NIÑAS ALTAMENTE SENSIBLES.

¿Y qué es eso? Mi hijo es una persona sensible ¿Significa que tiene el rasgo de sensibilidad del procesamiento sensorial? No tiene por qué. Es un rasgo más de todos aquellos que nos conforman que conviene saberlo para conocernos y conocer mejor a nuestros hijos e hijas.

Todo niño es especial para sus padres. Ahora bien, algo de lo que siempre somos conscientes y, sobre todo, si tenemos más de un hijo es que cada uno tiene unas necesidades. Los hay más traviesos, otros más introvertidos y otros, sin embargo, que parecen darse cuenta de muchas más cosas que sus hermanos.

Por todos es conocido que el hecho de que un niño se comporte de modo diferente al resto, no debe ser un problema. Ver y sentir el mundo de diferente forma no es algo malo, es una característica más que le define, pero que debe de ser comprendida para apoyarles y potenciar su crecimiento emocional.

Desde que en Elaine N. Aron publicara en los años 90 “El don de la alta sensibilidad”, este tema no ha hecho más que crecer y ayudar a muchas personas a conocerse mucho mejor. Se dice que casi el 20% de la población se identifica con este tipo de personalidad, que no tiene nada que ver con la introversión. Las personas que tienen el rasgo de sensibilidad del procesamiento sensorial o, como se ha traducido en castellano, personas altamente sensibles (PAS), ven y entienden el mundo de otra forma, desde una sensibilidad especial que a veces necesitan de otro tipo de ayuda o recursos para gestionar sus emociones día a día.

Los niños altamente sensibles reaccionan más ante los sonidos, los olores, las imágenes o cualquier información sensorial que puedan recibir del entorno.

Cada individuo somos único con nuestra carga genética y nuestro aprendizaje, pero este tipo de persona suele tener unos rasgos comunes. Los niños altamente sensibles suelen sentirse abrumados por los estímulos, por los cambios repentinos y, sobre todo, por la angustia emocional de los demás. Tienen gran empatía y pueden sufrir los mismos sentimientos que ven en la otra persona. Los niños ya son de forma natural, emocionales, pero cuando son PAS se percibe mucho más.

Cuando son solo unos bebés, reaccionan mucho frente a los cambios de luz e incluso a los sonidos. Suelen llorar por cualquier cosa. A medida que se hacen mayores notarás también que incluso el roce de la ropa les hace daño. Su umbral del dolor es muy bajo, con lo cual, se pueden quejar por llevar un tipo determinado de calcetines, o de ropa interior.

Algo muy común es que en el colegio, suelan tener algún que otro problema. No encajan demasiado bien las mentiras, las críticas, el que los rechacen o incluso ver cómo hacen daño a otros niños es para ellos un problema.

¿Qué podemos hacer para apoyarles?

  • Dar tiempo de inactividad: Los niños y niñas que son altamente sensibles necesitan su propio espacio. A menudo les gusta jugar solos todo el día sin que eso signifique algo negativo para ellos. Esto lo necesitan porque quieren relajarse, asegúrate de darles un tiempo de inactividad para que puedan recuperarse de alguna actividad realizada anteriormente.

  • Evita las multitudes o la sobreestimulación: No les suele gustar la multitud, las multitudes son factores que les hacen sentirse mal a causa de tantas personas, las luces brillantes, etc. En ocasiones pueden sentirse abrumados e incluso hasta bloqueados.

  • Trabajar en la naturaleza: A los niños PAS les encanta la belleza de la naturaleza y estar en ella les da la oportunidad de ser aventureros, de disfrutar de cada uno de sus colores, suaves olores y la belleza de los animales salvajes.

  • Potencia la creatividad: La creatividad también es muy importante para los niños PAS, momentos de juego creativo y lúdico.

  • Evitar el conflicto: Los niños altamente sensibles pueden tener colapsos emocionales o estallidos de energía en forma de rabietas cuando se les trata con dureza. Es necesario que como padres de un niño altamente sensible se comprendan los factores desencadenantes como las multitudes, los gritos o las situaciones estresantes para poder evitarlas y/o darles herramientas a los niños para que cuando se sientan abrumados puedan hacer frente a la situación como, por ejemplo, a través de la respiración.

  • Dale opciones: Si le das opciones podrá sentir que toma sus propias decisiones y se sentirá mejor consigo mismo.

  • Potenciar sus fortalezas: Es necesario ver los puntos fuertes de las hijas y los hijos en lugar de los “defectos”.

  • Respeta sus emociones: Su empatía es muy elevada, sienten el dolor ajeno y son más frágiles a la hora de afrontar una decepción, un engaño o una simple mentira.

  • Fomenta su autoestima: Todos somos únicos y valiosos, recuérdaselo. Tendemos en caer en frases como “debes ser más fuerte y espabilarse”. Debemos hablar antes con ellos y ser consciente de que debemos amar a nuestro hijo e hija tal y como son.

Son consejos que, ciertamente, nos vienen a todos bien recordar en cuanto a cómo afrontar la crianza de nuestros pequeños, pero debemos de tenerlos algún más en cuenta si detectamos que nuestros hijos tiene este rasgo de sensibilidad de procesamiento sensorial.

Como resumen, para finalizar nos parece interesante la viñeta de A. Guerrero que últimamente hemos visto en las redes sobre un resumen de cómo suelen comportarse este tipo de niños.

Lo más importante es recordar que todas nuestras hijas e hijos son maravillosos tal y como son y nuestra función es acompañarles y guiarles en su crecimiento emocional, intelectual y social para crear así personas fuertes y empoderadas que conseguir todas las metas que se propongan.

Esther Alcaraz Sánchez

Pedagoga

Centro Psicopedagógico Gabaldón Alicante

Más información acerca de nuestro trabajo en: www.centropsicopedagogicogabaldon.com

#niñossensibles #niñosPAS #SEISIBILIDAD #AUTISMO #TEA #TEL #TDAH

219 vistas

© 2008 Copyright Centros Psicopedagógicos Gabaldón

Centro Psicopedagógico Gabaldón con nº de Registro Sanitario 17940

 

 

Aviso Legal 

Política de Privacidad

SIGUENOS EN  FACEBOOK