Buscar
  • Andrea Pelegrín

En el cole me dicen que mi hijo muerde


En el cole me dicen que mi hijo muerde.

Algunos niños comienzan a morder entre el año y los tres años, a veces suele ser por problemas de dentición, otras veces por llamar la atención o por no saber gestionar su frustración o por falta de conductas adecuadas. Es muy importante, saber el motivo de que un niño muerda para poder modificar su conducta. Las situaciones estresantes a nivel emocional, también tiene efecto en los niños provocando conductas disruptivas.

"Es importante por medidas cuando un niño muerde o pega dado que si no se modifica esa conducta puede convertirse en un problema."

Los niños suelen comenzar a morder cuando empiezan la escuela infantil, sobre todo, estas conductas las vemos más en el período de adaptación. Es normal que estas conductas se den más en el colegio, dado que el niño vive un cambio muy grande, están en casa recibiendo toda la atención y cuando entra en la escuela tiene que competir con más niños para llamar la atención, para conseguir los juguetes, esto da lugar a que se puedan desarrollar conductas agresivas en los más peques.

Los niños en esta edad se encuentran en pleno desarrollo sensoriomotor y en la fase oral. Por lo que, a veces los niños muerden por problemas en la dentición, a veces vemos que comienzan a morder todo para aliviar tensión. Los niños no se dan cuenta de que cuando muerden pueden hacer daño, por lo que es necesario enseñarles.

Por otro lado, como hemos dicho más arriba, los niños cuando comienzan la escuela infantil se dan cuenta que no son el centro de atención que hay más niños y necesitan de una forma u otra llamar la atención, muchos niños lloran para ser tomados en brazos otros desarrollan conductas negativas como morder o pegar. El estrés familiar, la ansiedad en el menor y los celos pueden dar lugar a conductas como la de morder. Si bien, uno de los factores más importantes para que las conductas de morder remitan en el lenguaje, muchos niños que pegan o muerden a los tres años es porque todavía no se comunican, lo que dificulta la expresión de aquello que les molesta o quieren y tienden a la acción de pegar, coger a la fuerza o en el peor de los casos morder. Una buena educación y enseñanza puede corregir el problema.

“Si un niño muerde, mantenga la calma y piense en lo que el niño experimenta justo antes del incidente. Entender por qué muerden los niños pequeños puede ayudar a impedir este comportamiento agresivo y les enseñan maneras positivas de lidiar con sus sentimientos”

-Apoyando Familias

Si el niño a los tres años continua mordiendo debemos enseñarle a pensar en lo que ha hecho y ayudarle a que pida perdón.

¿Que puedo hacer para ayudar a mi hijo y modificar la conducta de morder o pegar?

  • Reprobaremos toda conducta negativa y/o disruptiva de nuestro hijo. Por lo que es importante decir un NO bien claro ante esos sucesos. Igual haremos cuando tenga una rabieta. SI bien, siempre en tono firme pero sin gritos, lo haremos de forma calmada.

  • Cuando el niño muerda será apartado de los demás niños, para que entienda que su conducta no gusta. “No muerdas. Las mordidas duelen. Ve a descansar a la silla por unos minutos.” Automáticamente, se dirigirá la atención al niño que ha sido mordido, apartando la atención del niño que muerde.

  • Después de atender al niño que ha mordido, nos dirigimos al niño que muerde y le explicamos que morder puede hacer mucho daño a los demás. Si vemos que el niño no comprende, se le pueden enseñar imágenes reales o pictos

  • Si el niño continúa mordiendo, se se jugará con él, no se le cogerá en brazos, solo se le apartará unos minutos para que vea que no os gusta su conducta.

  • Es importante, centrar la atención en el niño que has ido mordido, dado que si gritas y te centras en el niño que muerde al final estás reforzando su llamada de atención.

  • Es importante que en el mismo momento en que el niño muerde quitemos al niño de la persona a a que haya mordido sin gritarle ni regañarle. Le diremos de forma calmada y firme: NO se muerde, las mordidas duelen, deja de hacer eso.

  • Justo después de morder mostraremos al niño que muerde la marca que ha dejado en el compañero o en la persona (mamá) y explicaremos que ahora el compañero al que ha mordido está triste y llora o mamá (si ha mordido a mamá), está triste y le duele.

Cuando su hijo ha mordido…

  1. Consuele al niño que ha sido mordido.¡Eso duele mucho, no te gusta cuando un amigo te muerde!” Atienda al niño que ha sido mordido sin hacer caso al niño que ha mordido. Si, por ejemplo, un niño muerde a otro durante una pelea por un juguete, debemos dar el juguete al niño que ha sido mordido. Si el niño trata de morder al adulto por que persiste en con un juguete, no se le dará ese juguete hasta pasado un tiempo en el que se calme. Igual si la conducta es una rabieta o pegar. Nunca daremos al niño lo que quiere si es a través de una conducta disruptiva.

  2. Aproxímese al niño que ha mordido con calma. Explicamos los efectos de morder y enseñamos la mordedura del otro niño. SI vemos que el niño que ha mordido se pone a llorar consolamos. Es importante ayudar a que el niño que ha mordido entienda cómo se siente su amigo animándole a que hable con él, pida perdón o de un abrazo.

  3. Se le puede decir al niño que ha mordido:“Se que estás enfadado, pero no puedo dejarte que muerdas a la gente.” “Eso no se hace”. “NO”. Y se le deja sentado en un rincón/silla unos minutos.

¿Que más podemos hacer?

Son muchas las medidas que podemos poner en práctica para solventar el problema de que los niños muerdan, por eso papis, mamis y profes no esperéis a que crezcan, desde ya tenemos que comenzar a eliminar el problema, que si bien en algunos casos llevará tiempo.

  • La instauración de límites es sumamente importante, por lo que antes de que los niños juegue o de jugar o estar con su hijo ( o justo antes de que notes que va a morderte, si eres adulto), establece las reglas, jugar con los juguetes por turnos, compartir y a los amigos no se les pega ni muerde.

  • Siempre que el niño se porte bien, debemos elogiarle, esto ya lo explicamos anteriormente, el refuerzo positivo, la atención positiva en forma de palabras, reconocimiento y premios es útil para modificar conductas.

  • SI sabes que el niño muerde, debes anticipar situaciones problema, por ello es recomendable supervisar en situaciones de juego con otros niños. Es necesario que tu atención esté en el juego para prevenir la conducta problema (siempre apartaremos al niño que va a ser mordido no al que va a morder). Si identificamos porque se dan las mordidas, debemos actuar para prevenir dichas situaciones que precipiten las mordedura ( si sabemos que es por querer el mismo juguete, asegurarnos de que hay de sobra o de que hay alternativos. Si siempre muerde al mismo niño organizar el juego para disminuir las mordeduras.

  • Cuando regañamos a un niño y utilizamos gritos o le pegamos estamos enseñando una conducta agresiva a ese niño, de esta forma corremos el riesgo de que aprenda que en ciertas ocasiones está bien usar la conducta agresiva para resolver los problemas.

  • No está recomendado... Pegar o morder a los niños para saber que se siente, que dolor es el que ellos provocan mordiendo a otros.

Andrea Pelegrín

Psicóloga General Sanitaria

MU02775

Centro Psicopedagógico Gabaldón Alicante

www.centropsicopedagogicogabaldon.com

Bibliografía

#miniñomuerde #malcomportamiento #gabldon #psicologia #infantil #pedagogía

126 vistas

© 2008 Copyright Centros Psicopedagógicos Gabaldón

Centro Psicopedagógico Gabaldón con nº de Registro Sanitario 17940

 

 

Aviso Legal 

Política de Privacidad

SIGUENOS EN  FACEBOOK